Paradise

¿Quién no quisiera estar aquí?

De vuelta al ciberespacio

¡Qué frío!

Luego de unas merecidas vacaciones en mi tierra natal, donde me encontré con dos buenos frentes fríos y temperaturas de 5 grados celcius, vuelvo al ciberespacio. Espero hayan comenzado con buen pie el año. Por ahí nos veremos. ¡Feliz día!

¡Vacaciones!

¡Vacaciones! Estoy de vacaciones. Es posible que no actualice el blog durante dos semanas, pero les dejo con una felicitación sincera y los buenos deseos de que el 2011 sea un mejor año para todos. Nos vemos a la vuelta. Un abrazo.

En el Día de las Madres

Hay momentos mágicos en la vida que nada hará que los olvidemos.

En la vida hay momentos mágicos que nada hará que los olvidemos.

En buena parte del mundo se celebró hoy el Día de las Madres, menos en República Dominicana. Eso no impidió que desde este lado del hilo telefónico le comunicara a la autora de mis días, en La Habana, lo mucho que la quiero y la extraño. Esos momentos no tienen precio y son el mejor regalo que dos seres que se adoran se pueden dar.

sam y yeniEse tríptico es de mi visita a Cuba en diciembre. Nos divertimos mucho bailando salsa y merengue, cantando y riéndonos etre sorbos de vino de caña, vino de piña y cerveza Bucanero, y chicharrones de puerco.

Mi hermano hasta sacó unos pasos de bailarín de Tropicana que tenía debajo de la manga. No crean que para conquistar a la hija de Yenima, pues ella está comprometida y se casa este año. A la derecha, la prueba del delito. No es coincidencia ni parte de la coreografía, la vestimenta es así a propósito. Compré dos «pulovers» de la misma marca: el naranja para mí y el rojo para mi hermano. Esos días de finales de diciembre y principios de enero, aunque no fueron fríos, sí sopló una agradable brisa. Y yo aproveché para llenar mis pulmones de brisa habanera, de familia, de dicha.

Para hacer más festivo este post, quiero traer un tema que mami solía entonar cuando yo era chiquito. Hubiera querido «La tarde está llorando», por Sonia Silvestre, pero no sé por qué razón nadie ha subido a Youtube un video de calidad. Podría dedicarle una canción de Bonney M, Abba, Jeanette –»Porque te vas»–, Lolita, Serrat, Ana Belén…, pero me voy por esta de la italiana Raffaella Carrá, «Rumore», un clásico de la era disco. Una confesión: de niño estaba enamorado de la Carrá.

Pobre Amy

Illustration by Fabulosity

Illustration by Fabulosity

Amy Winehouse no sale de una para entrar en otra. A la cantante británica se le vio ayer en una comisaría londinense luego de ser acusada por agredir a una seguidora durante un baile de beneficencia en Londres el pasado septiembre.

Según reportes policiales, la cantante de 25 años, que acaba de reinsertarse en la vida londinense tras dos meses de descanso en la caribeña isla de Santa Lucía –para recuperarse de sus adicciones y mejorar su salud–, se presentó «voluntariamente» a su cita con los agentes.

Amy, acusada de agresión común y puesta en libertad bajo fianza, deberá comparecer el próximo 17 de marzo ante el tribunal de la localidad de Westminster. La intérprete de «Rehab», que solía vivir en el bullicioso barrio londinense de Camden, se trasladó a una zona residencial de las afueras de la capital para huir de las tentaciones que en los últimos meses la pusieron al borde de la muerte.

De acuerdo con la prensa británica, Winehouse también afronta un proceso de divorcio –de su esposo Blake Fielder-Civil, actualmente tras las rejas por romper las condiciones de su libertad condicional–, después de que éste iniciara los trámites por sospechar que la artista le había engañado durante su estancia en el Caribe.

Y mientras esperamos la total recuperación de este atribulado ícono de la música popular, les dejo con un par de videos. El primero, el momento del piñazo a la fan –Amy, eso no se hace–; el segundo, una lamentable versión de «Beat It» –qué habrá dicho Michael Jackson?– a duo con Charlotte Church, en el show de esta última. Noten la cara de molesta de Charlotte.