Los hombres tristes

"Teaparty of a Lonely Man" by inObrAS

De los poemas que declamaron en la inauguración los escritores invitados al III Festival Internacional de Poesía Santo Domingo 2011, me quedó en la memoria uno del español Luis García Montero. Todos nos hemos sentido así alguna vez. Dedicado a los poetas en su día.

LOS HOMBRES TRISTES

Los hombres tristes
que tienen en sus ojos un café de provincias,
que no saben mentir como quien dice,
que se esconden detrás de los periódicos,
que se quedan sentados en su silla
cuando la fiesta baila,
que gastan por zapatos una tarde de lluvia,
que saludan con miedo,
que de pronto una noche se deshacen,
que cantan perseguidos por la risa,
que abrazan, que importunan hasta quedarse solos,
que retornan después a su tristeza
igual que a su pañuelo y a su vaso de agua,
que ven cómo se alejan las novias y los barcos,
esos hombres manchados por las últimas horas
de la ocasión perdida,
se parecen a mí.

¡Feliz primer año!

"Celebrate" by El Alma

"Celebrate" by El Alma

Hoy es un día para celebrar. Nada de lágrimas… Sonrisas, de oreja a oreja si es posible. El 20 de julio de 2008 inicié un viaje –hasta ahora sin retorno– con la versión definitiva de esta bitácora. Llegar a 417 entradas en 12 meses, sin contar la que estás leyendo, es ejemplo de constancia e interés por mantener actualizado este espacio, por cultivar valores, acercarme a personas que a veces necesitan una palabra de aliento, de identificación, o un abrazo como sugiere el nombre del blog.

El camino ha sido interesante, la experiencia enriquecedora, nadie dijo que sería sencillo, tampoco vaticinaron que sería extenuante. Alegrías y tristezas se montaron en la balanza. El peso de las alegrías y las verdades desequilibró la balanza y desterró las tristezas, las penas y los desengaños. Las malas yerbas fueron arrancadas de raíz por manos amigas unas veces, por mis manos otras.

Cuántos puentes se han tendido, cuántos abrazos, buenas energías y conocimientos compartidos. Feliz de recibir al visitante 80,000 –acontecimiento que de seguro sucede en las próximas horas– y sorprendido de haber llegado tan lejos en el ranking mundial de internet, al puesto 861,323, y al lugar 1,325 de República Dominicana, según datos aportados hoy por la compañía Alexa.com.

Pero lo más importante es que seguimos aquí, al alcance de un par de clics. Y si termino este post con una canción, es porque la fecha lo exige. Para todos, Himno a la alegría, una composición de Amado Regueiro Rodríguez, basada en el último movimiento de la «Novena Sinfonía» de Beethoven y que Miguel Ríos hizo famosa en todo el mundo.

Michael Jackson, King of Pop

Michael_Jackson_by_hunterspy

"Michael Jackson" by Hunterspy

Me encontraba en el cine cuando mi papá me llamó para preguntarme si había escuchado la noticia. Por mi mente no pasaba quién había muerto. ¿Michael Jackson, el Rey del Pop? Mi papá no juega con cosas así, sería demasiado cruel. Pero en ese momento quise que fuera un chiste. Al llegar a casa, CNN se encargó de corroborarme la noticia. Vi pasar delante de mí y a toda prisa una parte de mi infancia. Mientras más veo los reportes de prensa, menos crédito doy.

No hay mejor manera de recordarlo que con su música y peculiar forma de bailar. Los dejo con un fragmento de Captain EO, cortometraje de 17 minutos, dirigido por Francis Ford Coppola en 1986, con el que Disney inauguró su sala de cine en 3D, como parte de su futurista parque temático Epcot Center.

Somos vibraciones

cuencos tibetanosAlgunos sonidos nos llevan a la paz más profunda. Otros nos conducen a estados mentales de ensoñación o trance. Por supuesto, no faltan sonidos para alegrarnos o entristecernos. ¿Cuál es el motivo? La respuesta es muy simple: somos vibración y como tal, tenemos la capacidad de alterarnos a partir de la audición y percepción de otra vibración o sonido.

De este tema fascinante y necesario estaré escribiendo próximamente. En su blog Mirando las musarañas, Bea cita a Andrea, quien en su bitácora Sendero de luz hace una introducción a los cuencos y campanas tibetanos.

Andrea refiere que los cuencos tibetanos, las campanas, los cimbals, los gongs y demás instrumentos musicales de gran poder, se han convertido en los grandes aliados de todo tipo de terapias vibracionales y energéticas, pues se les considera elementos de gran utilidad en las prácticas terapéuticas dispensadas por profesionales de la medicina holística.

Hoy tampoco fue mi día

¿Tengo que revisarme? Seguro. Es muy pronto para decir otra vez que hoy tampoco es mi día. Ok, no es tan grave como la vez anterior, pero por algo me invade esta sensación. Y no estoy loco, aunque por momentos pienso que me estoy volviendo paranoico. Hoy me siento triste y solo, con esa soledad que te habla y te grita y de la que no puedes huir porque chocarías con la multitud que te rodea. Solo puedes salir cuando alguien viene y te rescata, pero hoy nadie tiene las agallas de proporcionarme un paracaídas de auxilio. No me quiero sentir así, no debería. Dicen que superior a la voluntad del hombre no hay nada. ¿Dónde fue mi voluntad? ¿Qué extraña fuerza se apodera de mis sentidos y los doblega? Ya no soy un muchachito inocente con íntegra capacidad de asombro. ¿Entonces qué me sucede? ¿De qué vale haber alcanzado cierta madurez? Si pudiera volver el tempo atrás…, pero eso no es más que una pretensión absurda, un motivo para hacer películas y manidos videos musicales. Solo me queda continuar con mi papel de obsevador expectante, de testigo inmutable de un presente que demora en hacerse futuro, que pone resistencia.

(Lunes, 7:42 PM. Antes de la conversación más o menos esclarecedora.)

P.S. Como dice Nelson Poket: «Entonces choqué con esa pared…»