La frase (152)

"No Name Face" by Photofreak07

«Hoy soy una estrella. ¿Qué seré mañana? ¿Un agujero negro?».
(Woody Allen)

¡Feliz primer año!

"Celebrate" by El Alma

"Celebrate" by El Alma

Hoy es un día para celebrar. Nada de lágrimas… Sonrisas, de oreja a oreja si es posible. El 20 de julio de 2008 inicié un viaje –hasta ahora sin retorno– con la versión definitiva de esta bitácora. Llegar a 417 entradas en 12 meses, sin contar la que estás leyendo, es ejemplo de constancia e interés por mantener actualizado este espacio, por cultivar valores, acercarme a personas que a veces necesitan una palabra de aliento, de identificación, o un abrazo como sugiere el nombre del blog.

El camino ha sido interesante, la experiencia enriquecedora, nadie dijo que sería sencillo, tampoco vaticinaron que sería extenuante. Alegrías y tristezas se montaron en la balanza. El peso de las alegrías y las verdades desequilibró la balanza y desterró las tristezas, las penas y los desengaños. Las malas yerbas fueron arrancadas de raíz por manos amigas unas veces, por mis manos otras.

Cuántos puentes se han tendido, cuántos abrazos, buenas energías y conocimientos compartidos. Feliz de recibir al visitante 80,000 –acontecimiento que de seguro sucede en las próximas horas– y sorprendido de haber llegado tan lejos en el ranking mundial de internet, al puesto 861,323, y al lugar 1,325 de República Dominicana, según datos aportados hoy por la compañía Alexa.com.

Pero lo más importante es que seguimos aquí, al alcance de un par de clics. Y si termino este post con una canción, es porque la fecha lo exige. Para todos, Himno a la alegría, una composición de Amado Regueiro Rodríguez, basada en el último movimiento de la «Novena Sinfonía» de Beethoven y que Miguel Ríos hizo famosa en todo el mundo.

La frase (53)

"Radio America" by FertelityTrashNapalm

"Radio America" by FertelityTrashNapalm

«Es extraña la ligereza con que los malvados creen
que todo les saldrá bien».
(Victor Hugo)

Bienvenida la radio

Ya tengo radio. ¿Cuántas cosas se pueden hacer con un equipito? Escuchar las emisoras, cds (hasta mp3) y casetes. Ya no tendré que abusar de la computadora para oír música. Claro, eso no quita que lo siga haciendo, pero con moderación. Ahora a nutrirme de los programas de la radio, a estudiarlos, a analizar sus virtudes y defectos.

La magia de la radio… Qué maravilla saber que al sintonzar música o palabras se establece un ambiente especial en el que el oyente, oyedor u oyerista –jejeje, eso suena a voyerista– logra vivir un momento incomparable. Ese alguien que trasmite con su micrófono detrás del dial no sabe todo lo que puede hacer con los sentimientos del que escucha.

Siempre me ha llamado la atención esa magia de provocar miedo, alegría, confusión, éxtasis… cuando desaparece el espacio entre emisor y receptor. Algo similar debió suceder en tiempos bien remotos cuando a la luz de las cavernas se contaban historias y la vida parecía menos complicada.

Ah, la magia de la radio… Con qué desfachatez alguien entra a nuestro espacio y violenta nuestra intimidad… ¿O acaso somos cómplices de la situación?