Anorgasmia, ese fantasma que cercena

cayena-anorgasmia

De acuerdo con los especialistas, la respuesta orgásmica es una sola, aun cuando los estímulos sexuales se reciben a través de distintas zonas del cuerpo, o con la fantasía. Algunas mujeres llegan al orgasmo por estimulación de los pezones, otras por caricias en el Monte de Venus, o por estimulación en la zona anal. Poco más del 50% de la población femenina, además de la penetración, necesita ser estimulada en el clítoris y los labios menores. Apenas un 35% llega exclusivamente por penetración, y en este caso siempre está implícita la estimulación directa o indirecta del clítoris.

¿De quién es la culpa?

María Eugenia llevaba años sin relaciones sexuales con su esposo. “Nunca conseguí un orgasmo con él, pero sí mediante la masturbación. Después me enamoré locamente de mi nueva pareja, pero aunque disfrutaba muchísimo con él, tampoco conseguí un orgasmo, por lo que él decidió marcharse”, nos cuenta con visible muestra de insatisfacción.

Algunas mujeres suelen culpar a su compañero de no saberlas conducir al placer. En las consultas de terapia sexual son frecuentes las quejas: “mi novio es un semental, aguanta cantidad, pero yo no llego”, o “él solo piensa en su disfrute, no se preocupa por saber qué me gusta a mí”.

Puedes leer el artículo completo en la sección Planeta Mujer de Cayena.com.do

Anuncio publicitario

Make love, not war…

Haz el amor y no la guerra, dijo John Lennon. Y a la mente me viene esa imagen suya y de Yoko Ono desnudos en una habitación del Hotel Hilton en Amsterdam, rodeados de fotógrafos y periodistas. Y esa frase es aplicable a todos los ámbitos del ser humano, tomada literalmente o no… De ahí se deriva que los problemas afectivos influyen de manera directa en la vida sexual de la pareja. No se puede disfrutar a plenitud en la cama cuando el trato entre los miembros de la pareja no es el mejor, el ideal.

A veces, luego de hostilidades manifestadas y de pasar ciertas fronteras, es complicado hacer borrón y cuenta nueva. Pero siempre que se quiere, se puede. Esa es la función del amor…, y no voy a empezar a decir qué es amor y qué no, para que nadie vea herida su sensibilidad y se sienta mal leyendo «un blog kitsch, cursi, simplón, tonto, etc…» Cuando hay amor, todo es posible, así de sencillo.

Solemos decir que cuando alguien está de mal humor o con visible insatisfacción, es porque le hace falta un buen «revolcón». No es un secreto que la práctica del sexo hace que estemos más relajados, más contentos, más amables y de mejor humor. Los expertos coinciden en que las relaciones sexuales efectuadas con consenso son, en sí mismas, capaces de generar amor y un ambiente agradable.

No se trata de las relaciones puramente genitales y en las que más que compenetración todo se queda en «simple penetración». Implica el mantenerse cercano a otra persona y en íntima relación con ella. He ahí el meollo. Al experimentar intimidad, al sentir la conexión con la otra persona y al mostrar una atención mutua se pueden producir cambios neuroquímicos y hormonales que favorecen la salud del individuo. Lo dicen los científicos y yo les creo porque lo he experimentado. ¿Y tú?