Una de Café del Mar

Tabula Rasa – «Sunset at the Cafe del Mar»

La imagen de Daniel Cinque y el tema que cierra el volumen 1 de Café del Mar invitan… y de qué manera…

Fanfare of Life 6:07 Leftfield

Consejo

"Reclaim My Place" by Iahveh

cuando estés alterada y vulnerable, cierra los ojos, no pienses en nada. o piensa en mí, en esa parte mía que te hace derretirte, o que una vez hizo que se te aflojaran los piernas y se te aguaran los ojos. piensa en los haikus de pasión, en el espacio desnudo del 612, en el café junto al mar y «the secret beach». suéñame para que alivies tu intensidad, para que mi silueta sea tangible. cuando vuelvas a mirarme, asegúrate de exiliar los prismas. abrazar es la respuesta.

Glad to be back…

"The Walk Back Home" by Gilad

"The Walk Back Home" by Gilad

It’s good to be back.

Balada para cuerdos

Porque te fue imposible falsificar la soledad
la tristeza es un pez que corrió a tu encuentro
y abrió ante ti su sombrilla algo escasa de salidas
cantas a las arenas de tu orilla
viertes prisas
te vas por un camino de lujo
no te quejes
esto se parece a la vida
no conozcas otro invierno que el del trópico

marchan de puntillas eróticas bestezuelas
¿centauros nereidas?
y yo onírico me ausento
cabalgo hacia el reloj
siento mis certezas roídas
por conejos que brotan de chimeneas polares

se alborotan los tibios campanarios
las cigüeñas se mecen en tu cabeza
da risa pero no
no culpes al oráculo
despierta a tiempo
no fallezcas
vendrán por ti las parejas de gelatina sabor
el ojo en la ranura
no preguntes por qué esto se parece a la vida
no conozcas otro invierno

amaneces tirado en el espejo
¿qué has hecho de mí?
te pregunto o me pregunto
es igual
soy yo mismo de un lado y del otro
¿qué renuncias solicitan
yo huraño arrinconado indefenso?
arborescentes los latidos
se escabullen se duermen o desaparecen
como pasos de mulas adoquinadas en un lienzo
no preguntes por qué

¿te arriesgas o me conjugo en imperativo?

(Adrian R. Morales – La Habana, 1998)
(Ilustración: George Grie / Guardián del tiempo)

P.S.: A petición de algunas personas que no alcanzaron a leerlo cuando salió publicado en Clave Digital, en El poema del viernes.