Cayena habla sobre la eyaculación femenina

eyaculacion-cayena

Cayena.com.do

Atrás quedaron los tiempos en que el placer sexual femenino era castigado y limitado. Los avances sociales y científicos han permitido abordar y ahondar en temas que antes eran mal vistos, criticados o desconocidos en lo que a respuesta sexual se refiere. Un fenómeno sobre el que se ha arrojado luz es el de la eyaculación femenina, tal vez el hallazgo más sorprendente después del Punto G.

Ellas también
Un estudio reciente de la Florida State University, en Estados Unidos, revela que el 82% de las mujeres afirma liberar un fluido de tipo seminal en el momento del orgasmo. Pero estos resultados no hacen al tema novedoso. En su época Hipócrates habló del semen femenino, más tarde Galeno defendió la existencia de una especie de líquido durante el clímax, y De Graaf postuló, en 1672, que había una próstata femenina o «corpus glandulosum».

La explicación es simple. Al ocurrir la excitación, las glándulas de Skene -localizadas en el techo de la vagina, cerca del punto G-, se llenan de líquido. Los músculos de la pelvis se contraen durante el orgasmo… (lee el artículo completo en Cayena).

Anuncio publicitario

Orgasmos por la paz

"Orgasm" by Jugulator

"Orgasm" by Jugulator

Vuelve por tercer año consecutivo el Día Internacional del Orgasmo por la Paz. Mañana domingo, 21 de diciembre, será el día más corto y la noche más larga del año. El solsticio de invierno, como se le conoce a este fenómeno, es el pretexto de una pareja de pacifistas californianos para levantar la voz en favor de la paz. La vía no puede ser más sana y natural, y a la vez sui generis, el orgasmo, una de las sensaciones corporales más democráticas que puede experimentarse.

Donna Sheehan y Paul Reffell, promotores del evento, son famosos por promover protestas contra los enfrentamientos armados a través de Baring Witness, organización antiguerra en la que sus integrantes se muestran sin ropas.

Donna Sheehan & Paul Reffell

Donna Sheehan & Paul Reffell

Según ellos, la sensación de bienestar y plenitud que se experimenta durante el orgasmo nos ayuda a reproducir la condición ideal de armonía en la que se debería vivir en la Tierra. Alegan que la justicia social sólo es posible a partir de una mirada compasiva con nosotros mismos y con los demás, que trascienda las diferencias de género y que es posible iniciar desde un orgasmo.

Ese glorioso momento de unos pocos segundos, refiere la pareja de ancianos, ayuda a luchar contra el calentamiento global, porque es una forma de liberar energía sin calentar –al menos en su término semántico más estricto– al planeta. Para efectuar un cambio en el campo de energía de la Tierra, mediante la inserción de la mayor carga posible de energía humana, convocan a todos los hombres y mujeres, solos o en compañía.

Qué buena causa, ¿verdad?

P.S.: Dream of Californication, dream of Californication…