En el Día de las Madres

Hay momentos mágicos en la vida que nada hará que los olvidemos.

En la vida hay momentos mágicos que nada hará que los olvidemos.

En buena parte del mundo se celebró hoy el Día de las Madres, menos en República Dominicana. Eso no impidió que desde este lado del hilo telefónico le comunicara a la autora de mis días, en La Habana, lo mucho que la quiero y la extraño. Esos momentos no tienen precio y son el mejor regalo que dos seres que se adoran se pueden dar.

sam y yeniEse tríptico es de mi visita a Cuba en diciembre. Nos divertimos mucho bailando salsa y merengue, cantando y riéndonos etre sorbos de vino de caña, vino de piña y cerveza Bucanero, y chicharrones de puerco.

Mi hermano hasta sacó unos pasos de bailarín de Tropicana que tenía debajo de la manga. No crean que para conquistar a la hija de Yenima, pues ella está comprometida y se casa este año. A la derecha, la prueba del delito. No es coincidencia ni parte de la coreografía, la vestimenta es así a propósito. Compré dos «pulovers» de la misma marca: el naranja para mí y el rojo para mi hermano. Esos días de finales de diciembre y principios de enero, aunque no fueron fríos, sí sopló una agradable brisa. Y yo aproveché para llenar mis pulmones de brisa habanera, de familia, de dicha.

Para hacer más festivo este post, quiero traer un tema que mami solía entonar cuando yo era chiquito. Hubiera querido «La tarde está llorando», por Sonia Silvestre, pero no sé por qué razón nadie ha subido a Youtube un video de calidad. Podría dedicarle una canción de Bonney M, Abba, Jeanette –»Porque te vas»–, Lolita, Serrat, Ana Belén…, pero me voy por esta de la italiana Raffaella Carrá, «Rumore», un clásico de la era disco. Una confesión: de niño estaba enamorado de la Carrá.

Mira, Luna, el día más hermoso…

mami-boda-4-scenes
Las palabras no serían suficientes para expresarte toda mi gratitud y orgullo de ser tu hijo.  Aunque este cumpleaños tuyo no lo celebramos juntos, sé que pronto nos veremos y acabaremos con medio mundo, como solemos hacer. Eres el regalo más preciado que he podido tener en la vida. Tanta deuda de amor, ¿como la voy a pagar? Mi madre hermosa y magnánima, déjame tararearte esta melodía, una de tus favoritas. De tu tocaya Ana, «Mira Luna».

MIRA LUNA

Mira Luna
Las olas vienen y van
Como quieres tú
Que yo me siente a esperar.

Mira Luna
Si ando de acá para allá
De la bruma igual
Me viene la claridad.

Mira Luna
Me espanta tu frialdad
Ríes al pensar
Que te podamos amar.

Mira Luna
Sé que te han visto llorar
A escondidas
Por la aurora boreal.

Me siento bien
Cuando tú estás
Porque me hace guiños de neón
La ciudad.

Me siento bien
Cuando tú estás
Te amo casi tanto como al Sol
Algo más.

Mira Luna
Cuando te vayas el mar
Las mareas ya
No hay quien las pueda parar.

Mira Luna
Todos los locos de atar
Te saludarán
Por si les quieres mirar
Por si te dejas amar
Sin pagar.

Me siento bien
Cuando tú estás
Porque me hace guiños de neón
La ciudad.

Me siento bien
Cuando tú estás
Te amo casi tanto como al Sol
Algo más.

Mira Luna
No puedo ver que hay detrás
Ha de ser verdad
Que seas puro metal,
No es verdad.

Puede ser verdad
Que seas puro metal,
No es verdad,
No es verdad.