Paradise (Not For Me)

A Madonna no le pareció suficiente el coqueteo con la cultura japonesa que tuvo durante la era Ray of Light. Al genial video realizado para el tema «Nothing Really Matters» –último sencillo del multipremiado álbum Ray of Light y cuya única representación en vivo fue en los premios Grammy de 1999– le siguió dos años después «Paradise (Not For Me)».

Este video, usado exclusivamente como intermedio entre las secciones «punk» y «geisha» de la gira Drowned World Tour (2001), nunca tuvo una presentación comercial ni a la canción se le dio tratamiento de sencillo. Fue el primer tema que se escuchó del disco Music, ya que el productor, Mirwais Ahmadzaï, la incluyó en su álbum Production, lo cual permitió conocer el giro que en ese entonces tomaría el nuevo material discográfico de la Reina del Pop.

En el video, del que se conocen dos versiones, Madonna –en una actuación que refleja emoción y dolor– se prepara para partir, a modo de suicida, como sugiere la letra. En la versión oficial se ve a la cantante emitiendo un haz de luz por la boca en la última escena; en el director’s cut el rayo es sustituido por bocanadas de tinta.

Dago Gonzalez, creador del video, confesó en una entrevista realizada por MadonnaTribe que nunca quedó satisfecho con el final, por eso lo rehizo y el resultado es esta obra maestra que les traigo a continuación. Para más detalles, hagan clic aquí.

Director: Dago Gonzalez
Productor: Audrey Verduin
Director de fotografía: Christopher Soos
Editor: Dago Gonzalez
Compañía productora: Veneno, Inc.
Locación: Los Angeles
Año: 2001
Disco: Music
Discográfica: Maverick Records – Warner Music

Cortesía de MadonnaTribe.com

Cortesía de MadonnaTribe.com

¿Y si Madonna dice sí?

En medio de todas las noticias negativas, positivas y ni lo uno ni lo otro que cada día adornan los periódicos, sitios de internet y medios de comunicación en general, hay una que me llamó la atención. Y no es para menos, los beneficios de una posible actuación de Madonna en el Estadio Olímpico de Santo Domingo serían incuestionables. Eso sin contar el privilegio de poder disfrutar de un espectáculo de primera, al mejor estilo Reina del Pop, como su actual ´Sticky & Sweet Tour´.

¿Pero cuánto costarían las boletas? A juzgar por los US$4 millones que la cantante cobra por concierto, no serían muy baratas. Pero eso sí, valdría la pena. Al fin y al cabo es Madonna, «the one and only». Vamos, empresarios, negocien, lleguen a un acuerdo. El rumor, que salió en la edición de hoy de Diario Libre, se hizo eco en Dominican Today. Y no tardó en llegar a uno de los principales portales de fans, como MadonnaTribe.com. De este último sitio son las fotos que ilustran esta entrada.  

Fingers crossed.