La Gioconda no quiere té

"Mona Lisa" by Photographynetworks

"Mona Lisa" by Photographynetworks

«La Gioconda», o Mona Lisa, emblemático cuadro de Leonardo Da Vinci, fue víctima del ataque de una turista rusa el pasado 2 de agosto. De acuerdo con un portavoz del Museo del Louvre, donde se encuentra la obra que el maestro italiano pintó entre 1503 y 1506, el cuadro no sufrió daños gracias al cristal blindado que lo protege.

El arma usada fue una taza de té de porcelana que la vándala había introducido en el lugar escondida en su bolso. A pesar de la gran afluencia de público –los primeros domingos de cada mes la entrada es gratuita a los monumentos de París–, las cámaras de vigilancia instaladas en la sala de «La Gioconda» identificaron a la turista, quien fue arrestada en pocos minutos.

Muchos se preguntan por qué la rusa no le lanzó una botella de vodka en lugar de una taza de té.

Los asaltos en bikini no funcionan

"Bikini Gun Gurl" by Photoguy13

"Bikini Gun Gurl" by Photoguy13

La policía estadounidense acusó a una mujer en bikini de robar un automóvil y luego tratar de asaltar un negocio de vehículos. Así comienza un despacho de la agencia AP.

La sospechosa, de 24 años, se le acercó el jueves pasado a una mujer frente al garaje de su casa y le exigió que le entregara el automóvil, precisó Tom Long, jefe de policía de Southaven, en Mississippi. La sorprendida mujer accedió sin ofrecer resistencia, pero le pidió que le dejara retirar a sus hijos que ya estaban montados.

Según Long, la sospechosa se dirigió en el automóvil robado a un negocio de vehículos, les dijo a los empleados que tenía un arma y exigió dinero. Los empleados no creyeron que estuviera armada y la detuvieron hasta la llegada de la policía. La mujer parecía estar drogada o ebria. Se le acusa de robar un auto y de agresión. No siempre el factor sorpresa de un asalto en bikini o ropa interior garantiza el éxito al perpetrador o perpetradora.