No a la cementera

no a la cementera

El Día Mundial del Medio Ambiente, celebrado ayer en todas partes del orbe, sorprendió a República Dominicana involucrada en una discusión que viene haciendo noticia hace días: la construcción de una cementera en las inmediaciones del Parque Nacional Los Haitises. Hasta la Iglesia Católica dejó su fama de retrógrada y se ofreció a mediar en el conflicto.

Las manifestaciones de protesta no han cesado. A la protagonizada ayer en la mañana frente a la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, se suman las que llevan en el país organizaciones ecologistas, sociales y juveniles, como los grupos La Revuelta, La Multitud y Toy Jarto, conformados por jóvenes que desde hace más de dos semanas mantienen un campamento en la comunidad de Gonzalo, próxima al área donde se empezó a construir la cementera.

Los Haitises, una de las regiones de mayor importancia endémica para el Caribe insular, tiene una especial particularidad, debido a su estructura y formación kárstica, ya que de acuerdo con sus características geológicas y geomorfológicas, su mayor aporte al sistema hídrico es a través de abundantes corrientes de aguas subterráneas capaces de producir más de mil millones de metros cúbicos de agua, fundamentales para la sostenibilidad de seis provincias, incluida la propia capital dominicana.

La colega Elsa Peña Nadal, en un excelente artículo publicado en almomento.net, aporta más datos sobre la importancia de Los Haitises y las implicaciones de no preservarlo. «De este carso emanan 147 ríos y arroyos que alimentan varios acueductos en uso, y la construcción de una fábrica de cemento resultaría desastrosa para la conservación de esta colosal formación».

Pan y circo

"Pan y Circo" by Qbeto

"Pan y Circo" by Qbeto

Pan y circo: Frase tomada del latín panem et circences, expresión del poeta romano Juvenal, quien en su «Sátira X» criticaba la corrupción en Roma en los tiempos de César. Describe la costumbre de los emperadores de regalar trigo y entradas para los juegos circenses como forma de mantener al pueblo distraído de la política. Cuenta la historia que tres siglos más tarde, Aureliano continuaría la costumbre al repartir a 300 mil personas dos panes gratuitos por día.

La frase ha pasado a varios idiomas –Bread and circuses, Pane e circo, Brot und Spiele, Du pain et des jeux, Pão e circo, Bröd och skådespel, Leipää ja sirkushuveja…–, pero no ha abandonado su significado original: describir la práctica de un gobierno que para mantener tranquila a la población u ocultar hechos controversiales, provee a las masas de alimento y entretenimiento barato o de dudosa calidad.

Este video que hicieron sobre la canción «Más circo y más pan», de Amistades Peligrosas, es un gran ejemplo de lo actual de la frase. ¿Les recuerda algo la letra?

la justicia perdona culpables.
venden armas y firman la paz;
el alcalde se viste de amable
y devuelve emigrantes al mar;
mientras la prensa está en la despensa,
tú y yo a callar,
que los padres de la patria nos darán
más circo y más pan.

quiera el cielo que aguantes el hambre
quiera dios que no esté en tu lugar.
sólo vales si sales rentable
caiga quien caiga nos da todo igual.
que el contrabando engorda los bancos
tú y yo a callar.
qué los padres de la patria nos darán
más circo y más pan.