Felicidades a quienes paren versos

"Melody of My Brain" by Gaby Moel (G_Leom)

"Melody of My Brain" by Gaby Moel (G_Leom)

Una felicitación especial a quienes no se conforman con la realidad y crean micromundos de palabras con metáforas y cuanta figura literaria se le ponga delante… Por eso lo mejor es festejar con versos el Día Mundial de la Poesía, como estos de la cubana María Liliana Celorrio (Las Tunas, 1958):

TANGO BAR

Dónde está mi libro
el que perdí o presté.
Vinieron los amigos
revolvieron los rescoldos
la ceniza de la casa
se llevaron mi foto
en la que soy niña.
Dónde mi infancia
la que perdí o presté.
Dónde los lazos de los cintillos.
Sólo tuve los fósforos de mi madre
Para alumbrarnos en las noches de lluvia.
Dónde estás tú
el que perdí o presté.
Dónde las luciérnagas que se pegaban
a tu pulóver de adolescente
aquellas noches de frío en que decías amarme.
Dónde la gente
el panadero
aquel suicida por amor o aburrimiento.
Todos se fueron
sólo quedo yo
y no sé si me perdí o me presté.
Pero estoy
estoy.

Tomado de la revista Letras Cubanas No. 15, Año V (julio-septiembre, 1990).

Anuncios

Feliz día de la mujer

Como todos los años, esta bitácora se suma a la celebración por el Día Internacional de la Mujer. Consciente de la importante efemérides, Google compromete su “doodle”:

De paso les recomiendo leer La Jiribilla, que no se queda atrás con su felicitación.

Feliz Día Nacional del Poeta

"Hidden Poetry Girl" by Justinewquist

En el Día Nacional del Poeta felicidades a quienes hacen poesía, ya sean dominicanos o residentes en el país. Hoy se conmemora un aniversario más del natalicio de la poetisa Salomé Ureña de Henríquez. Con tal motivo el Ministerio de Cultura inauguró ayer la Plaza de la Poesía, evento que se enmarca en el programa de actividades del III Festival Internacional de Poesía, Santo Domingo 2011.

Por las madres

"Gran Madre" by Vespertino

En el mes de las madres, una cálida felicitación a las progenitoras. No es que deba existir un día especial para mostrarles nuestro cariño, pero ya que está marcado en el calendario –el segundo domingo de mayo, el último, o el día 10–, hagámoslas sentir más especiales que nunca.

Lo dijo el cantautor Silvio Rodríguez

En Managua, 1983. (© Marcelo Montecino)

Desde la sección “Lo dijo un cantautor” –en su entrega número 12–, quiero brindar mi felicitación a la voz mayor de la nueva trova, el gran Silvio Rodríguez Domínguez, que mañana domingo 29 de noviembre cumple 63 abriles. Al igual que muchos, me he preguntado qué hubiera sido de ese movimiento sin él, y más aún, qué hubiese sido de la cultura cubana sin su aporte.

Hoy podría aprovechar para mimarme un poco y poner en esta entrada mi canción favorita de Silvio. Requiem, Aunque no esté de moda, Ángel para un final, Sólo el amor, Te amaré, Mariposas, No hacen falta alas, Quién fuera, Canto arena, El día feliz que está llegando, Te doy una canción, Canción del elegido, El Mayor, Óleo de una mujer con sombrero

Imposible, imposible. Son tantas las favoritas, las imprescindibles, las clásicas de siempre, las universales… Ya veré por cuál me decido. Mientras, las noticias hablan del privilegio que tuvieron los venezolanos que hoy asistieron al “Silviando en Caracas. Tributo a un trovador”, en el Museo de Bellas Artes.

Temas como Pequeña serenata diurna, Causas y azares, El necio, El escaramujo y Te doy una canción fueron interpretados por artistas venezolanos y cubanos: Ismael de la Torre, Danilo Vázquez, Pinky, Pavel Póveda, Charly Salgado, Adrián León, Mauricio Figueiral y Raúl Verdecia.

Dayana Ortiz, Yeniana Ordaz y Julio Viso leeyeron poemas y textos sobre el artista nacido en 1946, en San Antonio de los Baños, y considerado uno de los mayores impulsores de la nueva canción latinoamericana.

¡Felicidades, maestro!

CANCIÓN EN HARAPOS

Que fácil es agitar un pañuelo a la tropa solar
del manifiesto marxista y la historia del hambre.
Que fácil es suspirar
ante el gesto del hombre que cumple un deber
y regalarle ropitas
a la pobrecita
hija del chofer.
Que fácil de enmascarar sale la oportunidad.

Que fácil es engañar al que no sabe leer.
Cuántos colores, cuántas facetas
tiene el pequeño burgués.
Que fácil es trascender con fama de original,
pero se sabe que entre los ciegos el tuerto suele mandar.
Que fácil de apuntalar sale la vieja moral,
que se disfraza de barricada
de los que nunca tuvieron nada.
Qué bien prepara su máscara el pequeño burgués.

Viva el harapo, señor,
y la mesa sin mantel.
Viva el que huela
a callejuela,
a palabrota y taller.*

Desde una mesa repleta cualquiera decide aplaudir
la caravana en harapos de todos los pobres.
Desde un mantel importado y un vino añejado
se lucha muy bien.
Desde una mesa gigante y un auto elegante
se sufre también.
En un amable festín se suele ver “combatir”.

Si fácil es abusar, más fácil es condenar,
y hacer papeles para la historia, para que te haga un lugar.
Que fácil es protestar por la bomba que cayó
a mil kilómetros del ropero y del refrigerador.
Que fácil es escribir algo que invite a la acción
contra tiranos, contra asesinos,
contra la cruz o el poder divino,
siempre al alcance de la vidriera y el comedor.

Viva el harapo, señor,
y la mesa sin mantel.
Viva el que huela
a callejuela,
a palabrota y taller.

* Originalmente decía burdel.

Navegando por YouTube me tropecé con esa interpretación de Canción en harapos, tema compuesto a principios de los 70 pero recogido en el disco Causas y azares, de 1986. La poderosa letra habla por sí sola. Como siempre, la escalinata de la Universidad de La Habana vibró con la energía de un concierto que marcó la vida de los que allí estuvieron esa noche de 1985.