Lluvia de la buena, la de Cirque Éloize

Con montajes conmovedores impregnados de poesía y metáforas el Cirque Éloize se dio a la tarea de renovar las artes circenses. El propio nombre de la compañía es una inspiración: se basa en los destellos de luz que aparecen en las Islas Magdalena, conocidos como ‘éloize’. Una de sus siete producciones originales, Rain, de gira por Latinoamérica, llegará en agosto a Santo Domingo para hacer derroche de destreza, elasticidad, equilibrio y valentía.

Lee los detalles en estos dos enlaces de BohioNews.com (aquí y aquí).

Y para que entiendas por qué no debes perderte este espectáculo, observa:


Un elefante se balanceaba…

¿Qué pasa cuando perdemos el equilibrio? Simplemente metemos la pata.

Somos vibraciones

cuencos tibetanosAlgunos sonidos nos llevan a la paz más profunda. Otros nos conducen a estados mentales de ensoñación o trance. Por supuesto, no faltan sonidos para alegrarnos o entristecernos. ¿Cuál es el motivo? La respuesta es muy simple: somos vibración y como tal, tenemos la capacidad de alterarnos a partir de la audición y percepción de otra vibración o sonido.

De este tema fascinante y necesario estaré escribiendo próximamente. En su blog Mirando las musarañas, Bea cita a Andrea, quien en su bitácora Sendero de luz hace una introducción a los cuencos y campanas tibetanos.

Andrea refiere que los cuencos tibetanos, las campanas, los cimbals, los gongs y demás instrumentos musicales de gran poder, se han convertido en los grandes aliados de todo tipo de terapias vibracionales y energéticas, pues se les considera elementos de gran utilidad en las prácticas terapéuticas dispensadas por profesionales de la medicina holística.