Llegó el Kama Sutra católico

"Forever True" by Twi5t3d P1ac360

"Forever True" by Twi5t3d P1ac360

El Kama Sutra católico, como se ha bautizado al libro que publicó un franciscano polaco, les sugiere a los católicos cómo llevar una vida sexual pasional y excitante. Todos tienen derecho, ¿no? Durante el coito, las parejas casadas pueden mostrar su amor en todos los sentidos, incluso a través de la estimulación manual y oral, «sin que por ello se ofenda a Dios», explica Ksawery Knotz, autor de la obra.

Kntoz

Kntoz

El manual del amor cristiano, al que la Iglesia Católica polaca dio el visto bueno, se ha convertido en un éxito de ventas en ese país. En declaraciones a la prensa, el franciscano –que habita en un monasterio en las afueras de Cracovia–, dijo que algunas personas, cuando hablan de relaciones sexuales dentro del matrimonio católico piensan que están privadas de alegría, pasión y fantasía. «Creen que el sexo tiene que ser triste como un himno tradicional de la Iglesia. Son personas que no entienden que Dios quiere que tengan una vida sexual feliz».

Y aquí volvemos con el tema del celibato y sus implicaciones. ¿Cómo un sacerdote célibe puede hablar de relaciones sexuales? Knotz lo reconoce: aunque su opinión es de segunda, haber consultado a decenas de parejas le ha permitido «empaparse» de estas cuestiones. «Quiero que sean felices con su vida sexual, y para ello deben comprender las enseñanzas de la Iglesia de modo que no se genere en ellos un sentido de culpabilidad», refiere.

Las editoriales, lejos de preguntarse si los consejos son buenos o malos, han visto en el singular libro una especie de gallina de huevos de oro, mientras se ultiman detalles para próximas traducciones al italiano, eslovaco e inglés. A todos les gustará aprender a hacer el amor «como Dios manda». ¡Aleluya! ¡Aleluya!

La frase (52)

"Espacios vacíos" por K1lgore

"Espacios vacíos" por K1lgore

Tres opiniones sobre la culpa

«Aquel que se siente culpable piensa que todos están hablando de él».
(Geoffrey Chaucer)

«Hay un remedio para la culpa, reconocerla».
(Franz Grillparzer)

«Como en las deudas, no cabe con las culpas otra honradez que pagarlas».
(Jacinto Benavente)