La foto (casi) gourmet (9)

Y digo casi, porque no puedo permitirme hacerle ver a nadie que soy fotógrafo profesional. Ni tengo grandes conocimientos de fotografía, ni poseo una cámara decente, situación que prometo revertir en un futuro, pues la fotografía es una de mis pasiones no cumplidas.

Iba por una calle de Centro Habana, la calle Industria, para ser más exacto, en dirección al Capitolio, y a mi izquierda divisé este panorama: uno de los cuatro ángeles del Gran Teatro de La Habana sobresalía por encima de esta azotea.

calle industria la habana

La singular arquitectura de estilo neobarroco del Gran Teatro no pasa desapercibida. Enclavado frente al Parque Central y a un costado del Capitolio Nacional, es uno de los edificios emblemáticos de la capital cubana. Su historia la pueden leer aquí y aquí.

«Heredero del Gran Teatro de Tacón, fue inaugurado en 1838 y en un ininterrumpido suceder ha acogido en su escenario a figuras del relieve de Fanny Elssler y Anna Pávlova, Adelina Patti y Enrico Caruso, Sarah Bernhardt y Eleonora Duse, Ignaz Paderewski y Seguei Rachmaninov y otros hasta llegar a la gran Alicia Alonso y el elenco del Ballet Nacional de Cuba», narra en su crónica el investigador y periodista cubano Ciro Bianchi Ross.

De mi anterior viaje a La Habana publiqué una foto del teatro en este blog. Ahora los dejo con otras dos de la semana pasada, donde aparecen los ángeles.

gran teatro de la habana torre junio

gran teatro de la habana angel junio

La Torre Eiffel cumple 120 años

TorreeiffelUno de los monumentos más visitados del mundo, la Torre Eiffel, acaba de cumplir 120 años. Por ese motivo, el ayuntamiento de París inauguró este mes la muestra «Gustave Eiffel, el mago del hierro», para sumarse al homenaje del aniversario.

Con 324 metros de altura, contando las antenas de televisión, la «Grande Dame» o la Dama de Hierro, como la llaman, es todavía fuente de pasiones encontradas de amor y odio, aunque predomina ya ampliamente el culto a su figura.

Situada en el extremo del Campo de Marte, frente a las orillas del río Sena, la Torre Eiffel fue el sitio turístico más visitado del mundo en 2008, con seis millones 930 mil personas. Quedó detrás del Museo del Louvre, que superó los siete millones de visitantes el pasado año. Los registros toman en cuenta sólo a quienes ingresan a los miradores de la Torre.

El monumento empezó a romper la armonía del Campo de Marte cuando comenzaron los trabajos, en 1887. Prominentes parisinos de la época intentaron detener su construcción. La consideraban «monstruosa e inútil». Poco a poco, los vecinos la fueron viendo la torre con otros ojos, decían que sólo duraría 20 años.

No había en el mundo ninguna otra edificación que superase sus 300 metros de altura. Hoy, con casi 7 millones de visitantes al año, es un ícono de la modernidad que ha sobrevivido al odio de retrógados, especuladores e incluso, a los nazis quienes la incendiaron en 1944.

En sus entrañas trabajan más de 500 personas. Entre sus empleados destacan los encargados de la iluminación del monumento, unos «electricistas-alpinistas» a los que les encanta su oficio. (Haz click en la foto para ampliarla).