Déjate amar

SÓLO DÉJATE AMAR

Te he buscando tanto
Y hoy que te he encontrado sé
Que no hay nadie más.

Nunca he sido un santo
Debo confesarlo ya
Con honestidad.

Fueron tantas horas
Tan solo y triste
Hasta que te vi.

Tú llenas mi vida
Tú llenas mi alma
Por eso siempre quédate aquí
Sólo déjate amar.

Un océano entero (1)
No me ha impedido
Llegar hasta donde estás.

Todo lo que hago
Te lo quiero entregar
Y cada día más.

Fueron tantas horas
Tan solo y triste
Hasta que te vi.

Tú llenas mi vida
Tú llenas mi alma
Por eso siempre quédate aquí.
Ámame y déjate amar
Puedes en mí confiar
Dime que estás sintiéndome
Y puedes al fin verte en mí
Verme en ti. (2)

Siempre quédate aquí
Tú llenas mi vida
Tú llenas mi alma
Por eso siempre déjate amar
Porque no puedo si te vas respirar
Dime que estás sintiéndome
Déjate amar (3)
Que no ves que este amor es mi luz

Te he buscando tanto
Y hoy que te he encontrado sé
Que no hay nadie más.

Con esta canción de Kalimba te envío un simple y contundente mensaje. A veces las cosas simples tienen mejor efecto. Ya no digo más. Esas palabras lo dicen todo. Buenas noches, corazón…

(1) Suena extraño, pero ponte a pensar si en realidad yo crucé el mar que nos separa para –sin saberlo en su momento– estar contigo…
(2) ¿Quedó claro eso?
(3) No puede ser tan difícil… ¿Qué más tengo que hacer?

La frase (7)

«Confía en los que se esfuerzan por ser amados; duda de los que solo procuran parecer amables». (Giacomo Leopardi)