Toda belleza es un ciruelo

"Haiku" by Cynthia (Curious3d)

"Haiku" by Cynthia (Curious3d)


TODA BELLEZA ES UN CIRUELO

Toda belleza es un ciruelo a merced del tiempo,
mito ante lo ignoto,
agua inmersa mientras la lluvia cae
sobre ese vientre contenido en un verso de Catulo,
manuscrito a salvo en el país palpitante
de esa habitación
donde se exhibe el cuerpo deleznable del amor,
cárcel donde la luz
pone en evidencia la perfección de alguna axila
y los días se hacen de esa rúbrica añorada,
el abrazo del amigo ido hacia esas riberas del mundo.

La vida urge de espuma,
efervescencia de rostros aunándose en las breñas de la noche.
La paz está en la reconciliación,
hijos de Adán y Zeus,
naturales de Ítaca y Alejandría,
nervudos dioses
en ese esplendor avizorado por mi nostalgia
cuando en ombligos y bocas
voy izando estos pecados
sabiendo que toda belleza
es un ciruelo a merced del olvido.

(Del poeta y narrador cubano Ihosvany Hernández, autor de la bitácora La parada de los mangos).

Pobre Amy

Illustration by Fabulosity

Illustration by Fabulosity

Amy Winehouse no sale de una para entrar en otra. A la cantante británica se le vio ayer en una comisaría londinense luego de ser acusada por agredir a una seguidora durante un baile de beneficencia en Londres el pasado septiembre.

Según reportes policiales, la cantante de 25 años, que acaba de reinsertarse en la vida londinense tras dos meses de descanso en la caribeña isla de Santa Lucía –para recuperarse de sus adicciones y mejorar su salud–, se presentó «voluntariamente» a su cita con los agentes.

Amy, acusada de agresión común y puesta en libertad bajo fianza, deberá comparecer el próximo 17 de marzo ante el tribunal de la localidad de Westminster. La intérprete de «Rehab», que solía vivir en el bullicioso barrio londinense de Camden, se trasladó a una zona residencial de las afueras de la capital para huir de las tentaciones que en los últimos meses la pusieron al borde de la muerte.

De acuerdo con la prensa británica, Winehouse también afronta un proceso de divorcio –de su esposo Blake Fielder-Civil, actualmente tras las rejas por romper las condiciones de su libertad condicional–, después de que éste iniciara los trámites por sospechar que la artista le había engañado durante su estancia en el Caribe.

Y mientras esperamos la total recuperación de este atribulado ícono de la música popular, les dejo con un par de videos. El primero, el momento del piñazo a la fan –Amy, eso no se hace–; el segundo, una lamentable versión de «Beat It» –qué habrá dicho Michael Jackson?– a duo con Charlotte Church, en el show de esta última. Noten la cara de molesta de Charlotte.

Salmón al horno (fragmento de novela)

Pensar o no pensar, esa es la cuestión. Pensar o no pensar, esa es la misión. A nadie le viene mal un toque de locura. A nadie le viene mal sentirse ángel de vez en cuando. Solo te faltan las alas para creértelo, porque lo que es el halo, creo distinguir cierta luminosidad circular sobre tu cabeza.

(Fragmento de la novela Salmón al horno).