La frase (76)

Morning by kittysyellowjacket

"Morning" by Kittysyellowjacket

«El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien, sino en el deseo de dormir junto a alguien».
Milan Kundera.

Llegó el Kama Sutra católico

"Forever True" by Twi5t3d P1ac360

"Forever True" by Twi5t3d P1ac360

El Kama Sutra católico, como se ha bautizado al libro que publicó un franciscano polaco, les sugiere a los católicos cómo llevar una vida sexual pasional y excitante. Todos tienen derecho, ¿no? Durante el coito, las parejas casadas pueden mostrar su amor en todos los sentidos, incluso a través de la estimulación manual y oral, «sin que por ello se ofenda a Dios», explica Ksawery Knotz, autor de la obra.

Kntoz

Kntoz

El manual del amor cristiano, al que la Iglesia Católica polaca dio el visto bueno, se ha convertido en un éxito de ventas en ese país. En declaraciones a la prensa, el franciscano –que habita en un monasterio en las afueras de Cracovia–, dijo que algunas personas, cuando hablan de relaciones sexuales dentro del matrimonio católico piensan que están privadas de alegría, pasión y fantasía. «Creen que el sexo tiene que ser triste como un himno tradicional de la Iglesia. Son personas que no entienden que Dios quiere que tengan una vida sexual feliz».

Y aquí volvemos con el tema del celibato y sus implicaciones. ¿Cómo un sacerdote célibe puede hablar de relaciones sexuales? Knotz lo reconoce: aunque su opinión es de segunda, haber consultado a decenas de parejas le ha permitido «empaparse» de estas cuestiones. «Quiero que sean felices con su vida sexual, y para ello deben comprender las enseñanzas de la Iglesia de modo que no se genere en ellos un sentido de culpabilidad», refiere.

Las editoriales, lejos de preguntarse si los consejos son buenos o malos, han visto en el singular libro una especie de gallina de huevos de oro, mientras se ultiman detalles para próximas traducciones al italiano, eslovaco e inglés. A todos les gustará aprender a hacer el amor «como Dios manda». ¡Aleluya! ¡Aleluya!

¡Qué hotel!

hotel-das-park-1
En el parque principal de la ciudad de Ottensheim, en Austria, se encuentra el peculiar hotel Das Park. De apenas tres habitaciones y abierto de mayo a octubre, el éxito de esta sorprendente instalación es tal que las reservaciones solo pueden hacerse por internet.

Construido en tres gigantescos tubos de hormigón, de los que suelen usarse para el alcantarillado, el Das Park hace furor entre los turistas por su originalidad y sus precios económicos. El huésped paga lo que estime conveniente, por lo general, entre 6 y 20 euros.

Las habitaciones de este hotel alternativo, del artista Andreas Strauss, tienen conexión a internet, electricidad, cama doble y espacio para el equipaje. A los turistas no les importa que carezcan de baño, pues a su disposición están los servicios públicos del parque. El tema de la comida no es problema, existen varios restaurantes en los alrededores.

Les dejo una galería del hotelito.

«Te quiero, pero no te lo repito»

Hace dos días me miraste fijamente y me dijiste «te quiero de verdad, yo te quiero mucho…» Esas palabras me conmovieron, fueron como ir por el desierto y encontrar un oasis en el momento menos pensado o tal vez cuando más lo necesitaba. Pero ayer te pregunté algo que no había entendido, de otro tema de conversación X, y me recalcaste que no te gusta repetir las cosas 500 veces.

Entonces puedo asumir que no me dices «te quiero» todos los días o al menos una vez a la semana porque no te gusta repetir las cosas. Vaya, qué práctica eres. Y yo sé que me quieres, eso no lo he puesto más en duda, aunque la relación sea un tanto estéril en materia de poesía, magia y romanticismo.

Y ahora se le van sumando otras carencias, ausencias cada vez más notables, como la intimidad. Casi 15 días sin jugar «quimbumbia»… Pero no voy a tocar ese tema, tus razones tendrás para no aprovechar los momentos en que estamos solos –que son muchos–, para no buscar la manera de desvestirnos y estar aunque sean 15, 20 y hasta 30 minutos en ese lecho (qué literario sonó eso) que extraña tu presencia (tu presencia activa y no durmiéndote), ya sea arriba, abajo, al lado, de cabeza, todo depende de la circunstancia.

No entiendo cómo, si estamos en la era del calentamiento global, mi sol no logra derretir tus témpanos, mis rayos no acaban de desempañar tus sentidos. Yo sé que el del problema no soy yo, de eso me convencí hace mucho, pero a veces tú no te dejas ayudar, no te dejas guiar, te resistes a contar conmigo. Y pronto serán tres meses… ¿No crees que ya ha transcurrido un tiempo prudencial…? Es tiempo de ir aterrizando, creo. Y no lo veas como una exigencia. Pienso que puedes llevar todas tus responsabilidades a la vez y con entusiasmo. ¿Acaso no es el amor un motivo para ver la vida de otro color e imprimirle más energía a lo que hacemos?

Sí, tómalo como una amonestación pública, como las que tanto me has reprochado, pero quién sabe si así pueda conducirte a los fetiches y podamos jugar a la «escuelita». ¿Te sumas, te multiplicas?

P.S.: Yo sí te quiero, y no me pesa repetírtelo 500 y/o 1,500 veces. Y te sigo esperando…, en la parada de la Bolívar, en el segundo piso de aquellos chocolates, en el cuerpo del delito, en aquel lugar demasiado público donde te atreviste a hacer algo demasiado atrevido… Hasta podría esperar a que dejes de ser oruga.