A La Habana


A LA HABANA

Amo el trono interior de tu nobleza
tus dunas y circunvalaciones
inútil creer que no me escuchas
cuando superas
los límites anónimos
y te posas medio imperceptible
en mi selva intemporal figurativa
ya sé
que vuelves derrotada
ya sé
que sueñas de rareza
hoy
orientaré mi brújula
hacia el desolado santuario
de tus cavilaciones.

(Adrian R. Morales – La Habana, 2000)