Don´t know much

DON´T KNOW MUCH
(Linda Rondstadt y Aaron Neville)

Look at this face
I know the years are showing
Look at this life
I still don´t know where it´s going

I don´t know much
But I know I love you
And that may be
All I need to know

Look at these eyes
They never seen what mattered
Look at these dreams
So beaten and so battered, hooooh

I don´t know much
But I know I love you
And that may be
All I need to know

So many questions
Still left unanswered
So much
Ive never broken through

And when I feel you near me
Sometimes I see so clearly
The only truth I´ve ever known
Is me and you

Look at this man
So blessed with inspiration
Look at this soul
Still searching for salvation

I don´t know much
But I know I love you
And that may be
All I need to know

whoaohohohah

Anuncio publicitario

Balada para cuerdos

Porque te fue imposible falsificar la soledad
la tristeza es un pez que corrió a tu encuentro
y abrió ante ti su sombrilla algo escasa de salidas
cantas a las arenas de tu orilla
viertes prisas
te vas por un camino de lujo
no te quejes
esto se parece a la vida
no conozcas otro invierno que el del trópico

marchan de puntillas eróticas bestezuelas
¿centauros nereidas?
y yo onírico me ausento
cabalgo hacia el reloj
siento mis certezas roídas
por conejos que brotan de chimeneas polares

se alborotan los tibios campanarios
las cigüeñas se mecen en tu cabeza
da risa pero no
no culpes al oráculo
despierta a tiempo
no fallezcas
vendrán por ti las parejas de gelatina sabor
el ojo en la ranura
no preguntes por qué esto se parece a la vida
no conozcas otro invierno

amaneces tirado en el espejo
¿qué has hecho de mí?
te pregunto o me pregunto
es igual
soy yo mismo de un lado y del otro
¿qué renuncias solicitan
yo huraño arrinconado indefenso?
arborescentes los latidos
se escabullen se duermen o desaparecen
como pasos de mulas adoquinadas en un lienzo
no preguntes por qué

¿te arriesgas o me conjugo en imperativo?

(Adrian R. Morales – La Habana, 1998)
(Ilustración: George Grie / Guardián del tiempo)

P.S.: A petición de algunas personas que no alcanzaron a leerlo cuando salió publicado en Clave Digital, en El poema del viernes.

¡Qué semana!

Esta semana ha sido intensa en varios sentidos, distintiva, pudiéramos decir, una semana para no olvidar… Ha pasado de todo un poco, bueno y malo. Por suerte ha prevalecido lo positivo. Les cuento que con lo negativo no hubo males mayores, la sangre no llegó al río: una noche el agua de las pertinaces lluvias me entró a la casa, la madrugada siguiente hubo un fuego en el apartamento de un vecino de los altos y al otro día el transformador de la cuadra explotó, lo que supuso más de 24 horas sin electricidad. Consecuencias: trabajo atrasado, cocinar lo que estaba en el refrigerador para que no se echara a perder, horas de sueño perdidas, etcétera. Pero nada que lamentar, lo material se recupera más tarde o más temprano.

Por supuesto que recordaré esta semana por las alegrías experimentadas. El miércoles 10, además de cumplirse dos meses de haber conocido a mi amorcito, fui el invitado de la sección «Blogueando» en el programa Otra Nota con Samir Saba, donde hablé de este blog –de cuál si no– y de mí, y, claro, fui responsable de ponerle un poco de chercha y pimienta a la hora que pasé en la emisora (la 95.7, La Nota Diferente y no me pagan por esta cuña). Ayer tuve la grata noticia de que la traducción de la antología –bilingüe– de poesía joven hispanoamericana en la que me incluyeron, está muy adelantada… Y por si fuera poco, hoy aparezco en la sección «El Poema del Viernes», que cada semana publica el periódico online Clave Digital, y a la que se puede acceder mediante un ingenuo click aquí. Un saludo desde estas líneas a mis colegas y amigos Samir Saba y Santiago Almada por tenerme presente.