La frase

«Hay dos cosas que el hombre no puede ocultar: que está borracho y que está enamorado».
Antífanes (388 – 311 A. C.)