La popular Susan Boyle se reinventa

Susan Boyle (PA Photos / Landov)

Susan Boyle (PA Photos / Landov)

Dijo en CNN, como para que el mundo entero tuviera conocimiento, que no necesitaba cambiar. Tal vez hace mucho se resignó o se tomó demasiado en serio lo que Antoine de Saint-Exupéry dice en su obra maestra El Principito: «Lo esencial es invisible para los ojos». No me atrevo a afirmar que su perenne imagen desaliñada le tenga sin cuidado ante tanta seguridad y confianza en su bella voz. Lo cierto es que Susan Boyle, la concursante del reality show «Britain’s Got Talent» que es más popular en Youtube que el presidente estadounidense Barack Obama, se ha sometido a un ligero cambio de imagen.

Pero la Cenicienta escocesa, como también la ha bautizado la prensa, no es la primera vez que irrumpe en un concurso de talentos. Tras convertirse en la cantante del momento, varias grabaciones de Susan han salido a la luz. Una de ellas nos la presenta a los 22 años, en 1984, en un concurso local, interpretando el éxito de Barbra Streisand «The Way We Were». Fíjense cómo alguien le da un beso.

Nadie advirtió su potencial y para colmo recibió humillaciones. En 1995 y con 33 años, en la audición para el programa «My kind of people», el comediante Michael Barrymore, conductor del espacio, se burló de la aspirante a estrella. Mientras la escocesa cantaba, Barrymore hacía muecas a sus espaldas y llegó a recostarse en el piso para intentar ver debajo de su falda. Susan trató de mantenerlo alejado con patadas.

A sus 47 años, aun sin saber si llegará a la final de «Britain’s Got Talent», la sensacional Susan ya tiene ofertas para grabar, de parte de la casa discográfica Sony BMG. Pero no todas las ofertas han sido decorosas. Según el periódico británico «The Sun», la productora estadounidense de películas para adultos «Kick Ass Films» le ha ofrecido a Susan un contrato de un millón de dólares por perder su virginidad frente a las cámaras, oferta que expira en unos días y dudo que la recatada escocesa acepte.

En lo que llegan el disco, las grabaciones y las presentaciones, disfrutemos de esta electrizante versión de «Cry Me A River», tema que desde que el «Daily Record» dio a conocer hace unos días, ha sido escuchada por más de cinco millones de personas. La canción fue escrita en 1953 para la reina del jazz Ella Fitzgerald y la han hecho suya Barbra Streisand, Diana Krall, Linda Ronstadt, Shirley Bassey, Rick Astley, Olivia Newton John, Nina Simone, Frank Sinatra, Norah Jones, Etta James, Dinah Washington, Ray Charles y una larga lista de intérpretes de disímiles géneros y estilos, incluidos Björk y Maná. Nada que ver con el «Cry Me A River» de Justin Timberlake.

La versión de Susan es de 1999 y se incluyó en el álbum para una obra de caridad «The Millenium Celebration», del que solo se editaron mil copias.