Noche bipolar

Un servidor nada bipolar y Mariela Viñas

Un servidor nada bipolar y la encantadora Mariela Viñas

Me alisto para salir, me devano los sesos preguntándome –como tonto que nació ayer– “¿por qué rayos no se puede clonar el tiempo?” Esta noche promete ser “moviola” y acabarse mañana al amanecer, por eso quisera aprovechar al máximo horas, minutos y segundos. Mientras, la voz de Mariela Viñas inunda la habitación… Ahora suena “Mr. Bipolar”. Verdad que ese disco de Cerobit está bárbaro bárbaro, me está enviciando. Les perdonaría que no ganaran el Casandra sólo si lo gana Diego Mena. ¿Se me habrá ido la mano? No, que va… Cualquiera de ellos dos que se lo lleve, yo complacido. Y ahora qué…, ¿qué me pongo que vaya bien con todos los lugares que frecuentaré? Lo primero que encuentre, ni que el mundo se fuera a acabar esta noche. Más bien, voy a acabar con el mundo.