“Te quiero, pero no te lo repito”

Hace dos días me miraste fijamente y me dijiste “te quiero de verdad, yo te quiero mucho…” Esas palabras me conmovieron, fueron como ir por el desierto y encontrar un oasis en el momento menos pensado o tal vez cuando más lo necesitaba. Pero ayer te pregunté algo que no había entendido, de otro tema de conversación X, y me recalcaste que no te gusta repetir las cosas 500 veces.

Entonces puedo asumir que no me dices “te quiero” todos los días o al menos una vez a la semana porque no te gusta repetir las cosas. Vaya, qué práctica eres. Y yo sé que me quieres, eso no lo he puesto más en duda, aunque la relación sea un tanto estéril en materia de poesía, magia y romanticismo.

Y ahora se le van sumando otras carencias, ausencias cada vez más notables, como la intimidad. Casi 15 días sin jugar “quimbumbia”… Pero no voy a tocar ese tema, tus razones tendrás para no aprovechar los momentos en que estamos solos –que son muchos–, para no buscar la manera de desvestirnos y estar aunque sean 15, 20 y hasta 30 minutos en ese lecho (qué literario sonó eso) que extraña tu presencia (tu presencia activa y no durmiéndote), ya sea arriba, abajo, al lado, de cabeza, todo depende de la circunstancia.

No entiendo cómo, si estamos en la era del calentamiento global, mi sol no logra derretir tus témpanos, mis rayos no acaban de desempañar tus sentidos. Yo sé que el del problema no soy yo, de eso me convencí hace mucho, pero a veces tú no te dejas ayudar, no te dejas guiar, te resistes a contar conmigo. Y pronto serán tres meses… ¿No crees que ya ha transcurrido un tiempo prudencial…? Es tiempo de ir aterrizando, creo. Y no lo veas como una exigencia. Pienso que puedes llevar todas tus responsabilidades a la vez y con entusiasmo. ¿Acaso no es el amor un motivo para ver la vida de otro color e imprimirle más energía a lo que hacemos?

Sí, tómalo como una amonestación pública, como las que tanto me has reprochado, pero quién sabe si así pueda conducirte a los fetiches y podamos jugar a la “escuelita”. ¿Te sumas, te multiplicas?

P.S.: Yo sí te quiero, y no me pesa repetírtelo 500 y/o 1,500 veces. Y te sigo esperando…, en la parada de la Bolívar, en el segundo piso de aquellos chocolates, en el cuerpo del delito, en aquel lugar demasiado público donde te atreviste a hacer algo demasiado atrevido… Hasta podría esperar a que dejes de ser oruga.

Anuncios

Acerca de Adrian Morales
Editor, periodista, escritor, corrector de estilo. Encantador... de serpientes.

5 Responses to “Te quiero, pero no te lo repito”

  1. ANIMALA says:

    pufffffffffffffffffffff…sin comentarios..solo aparecieron dos lagrimas sobre mi mejilla al leer ese final tan lindo y cargado de magia, q al parecer tu chica dejo de conocer hace mucho..cuando uno espera, se cansa de esperar por nada..no esperes y sigue tu vida..no es de merecer amar a una persona cuando esa persona dejo de conocer el sabor del amor procedente de una persona taqn magica como tu..no le repitas 500 veces q la quieres..solo dile una vez lo mal q te hace sentir y repitele lo q un dia fuiste para ella y dile q si acaso desea el final de vuestra relacio..

  2. MaryCarmen says:

    …llevo tu nombre a cada paso, en cada calle, en cada flor

    Y yo no me canso de decirte lo tanto que significas para mi, de vez en vez voltea a estos rumbos. Te necesito.

  3. en fin el mar.... says:

    Ese apasionamiento romántico te va a matar.
    Amar es una dicha, pero que lo amen a uno así, con desesperación y ansias locas, no es fácil en estos tiempos coléricos.
    Perder la oportunidad de deshojar el clavel que llevas, o lleva, en la cintura, en el cuerpo del delito, no tiene perdón de Dios, o de cualquier otra identidad incluyendo la musulmana.
    Los egos hay que moldearlos, y tú tranquilo, allá ella que no quiere valorarte, tu vales mucho, y muchos desearían ese amor.

  4. botoxic says:

    perdon, querido, pero no tengo consuelo… no me adapto, no lo concibo. tu eres demasiado grande y tu ausencia me mata. te me hiciste indispensable. no te conozco y me parece que siempre te tuve, que eras tan mio. era la magia con que escribias y plasmabas tus ideas y acontecimientos. no me cansare de leer esto que has dejado y espero no ponerme vieja esperando tu reaparicion. vuelve, por favor, aunque esa ingrata ya no sea el centro de tu sentir…

  5. alone01 says:

    Puff. Espero que ella se de cuenta de que si sigues dando pasos, te podrías ir, y yo, por lo menos en lo particular, no dejaría marchar a quien escribe y siente de una forma tan loable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: