Me desordeno, amor, me desordeno

Me desordeno, amor, me desordeno
cuando voy en tu boca, demorada;
y casi sin por qué, casi por nada,
te toco con la punta de mi seno.

Te toco con la punta de mi seno
y con mi soledad desamparada;
y acaso sin estar enamorada,
me desordeno, amor, me desordeno.

Y mi suerte de fruta respetada
arde en tu mano lúbrica y turbada
como una mal promesa de veneno;

y aunque quiero besarte arrodillada,
cuando voy en tu boca, demorada,
me desordeno, amor, me desordeno.

El otro día te prometí un poema que tiene que ver contigo… de alguna manera. Aquí lo tienes, con seno y todo. La autora, Carilda Oliver Labra (Matanzas, Cuba, 1924), es una de las voces más altas de la poesía hispanoamericana. Con este poema escrito en 1942, a sus 18 años, escandalizó a la sociedad cubana de la época, a tal punto que el obispo de la ciudad fue a verla para exigirle que se retractara de semejante audacia. Pero el erotismo era algo natural para Carilda, quien no conoce de reglas ni moldes. No en vano Hemingway fantaseó con ella. Las palabras que le dedicó Miguel Barnet podrían resumir la obra de esta genial poeta: «Sin ortodoxia, pero plena y desenfadada, sin purismos; más bien impura como la esencia misma de la vida, su obra se inscribe en la marginalidad de lo híbrido y lo imperfecto, de lo anticonvencional y lo raro». Entre sus libros de versos sobresalen Al sur de mi garganta (1949), Memoria de la fiebre (1958), Versos de amor (1963), La ceiba me dijo tú (1979), Desaparece el polvo (1983), Calzada de Tirry 81 (1987), Se me ha perdido un hombre (1993) y Discurso de Eva (1997).

Acerca de Adrian Morales
Editor, periodista, escritor, corrector de estilo. Encantador... de serpientes.

4 Responses to Me desordeno, amor, me desordeno

  1. hermano. no dije al blogroll sino al google reader, estas agregado ya, pero te agrego a mis blogroll ahora mismo

  2. JuniHH says:

    Creo que en alguna oportunidad hablamos de esa escritora. Interesante trabajo ese y vaya como han cambiado las perspectivas de la poesia erotica para la epoca en que Carilda Oliver vivio.

  3. Alberto says:

    Siempre pensé que el problema y el mayor encanto de Carilda, era su desorden … aún lo hace? Murió ya desordenadamente?
    Un saludote

  4. Abrazador says:

    Se sigue desordenando, pero no ha muerto. Sigue tan lúcida y sensual como una lechuga… Jejeje.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: