El amor es una enfermedad

A estas alturas de la vida ya no cabe duda: el amor es una enfermedad. Razones han tenido los estudiosos para llegar a semejante conclusión. Ya el amor es un campo de estudio bien definido, con su propio ámbito de acción. Sus padecimientos, goces y manifestaciones se esconden en la que algunos llaman telaraña de nudos y filamentos, o sea, el sistema nervioso autónomo.

Aquí se asientan el miedo, el orgullo, los celos, el ardor y, por supuesto, el enamoramiento. Todo es impulso y oleaje químico. Los nervios microscópicos trasmiten los impulsos a todos los capilares, folículos pilosos y glándulas sudoríparas del cuerpo. El organismo entero está sometido al bombardeo que parte de este arco vibrante de nudos y cuerdas, desde el delicado músculo intestinal y las glándulas lacrimales hasta la vejiga y los genitales.

Las órdenes se suceden a velocidades insospechadas: constricción, dilatación, secreción, erección… Todo es urgente y efervescente. Aquí no manda el intelecto ni la fuerza de voluntad. Es el reino del “siento, luego existo” de la carne, las atracciones y repulsiones primarias, el territorio donde la razón es una intrusa.

Anuncios

Acerca de Adrian Morales
Editor, periodista, escritor, corrector de estilo. Encantador... de serpientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: