Con el siquiatra. Consulta cuatro.

Ilustración: Ulrike Vater

¿Por qué admira tanto a la Madre Teresa? ¿Porque para ella el placer radicaba en estar con el lodo hasta las rodillas, mitigando el sufrimiento de niños pobres y enfermos? No se torture más, usted no va a cambiar la historia. Siempre habrá alguien que dé el beso y otro que simplemente ofrezca la mejilla, personas que amarán más los números que las palabras. 

Faragmento de la novela en preparación Salmón al horno.

© Adrian R. Morales